El ex primer ministro israelí Ehud Barak, que el pasado 28 de mayo consiguió romper un boicot de seis años por parte de los militantes laboristas, es el candidato favorito por el liderazgo del partido. Barak abandonó la política activa en enero de 2001 tras su sonada derrota ante el entonces candidato del Likud, Ariel Sharón, y desde entonces había hecho varios intentos por volver.