Representantes de la Federación se reunieron hoy con el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, en una primera toma de contacto desde su llegada al cargo.

El portavoz de la Federación, Olivier Roubi, explicó que entre las nuevas pistas propuestas figura la búsqueda de la colaboración de países que, como Suecia, no han declarado terroristas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Estos países podrían ser útiles a la hora de trabajar por un acuerdo humanitario", señaló Roubi.

Añadió que también han pedido a Kouchner que busque la colaboración del conjunto de los países europeos y de Estados Unidos, "que tienen un poder real disuasorio y de motivación en el Ejecutivo colombiano".

La Federación explicó también a Kouchner su punto de vista negativo sobre la liberación de presos de las FARC por parte del Gobierno de Álvaro Uribe tal y como se está haciendo.

"No queremos que se haga este tipo de actos sin que sirvan para algo. Si se liberan 200 hombres y las FARC no hacen nada, Uribe se servirá de este gesto en su beneficio y saldrá fortalecido y queremos que haya un equilibrio entre las partes", afirmó.

La guerrilla dio a entender hace unos días que la liberación de su "canciller" Rodrigo Granda no provocará un intercambio de rehenes, si no se desmilitarizan los municipios de Pradera y Florida para lograr un acuerdo humanitario.

Roubi indicó que la posición de las FARC de que "es imprescindible el acuerdo humanitario para liberar a los rehenes es conocida desde hace tiempo".

"Ojalá nos equivoquemos", señaló el portavoz de la Federación, que pidió un gesto de buena voluntad a la guerrilla, la liberación de Emmanuel, el hijo de Clara Rojas, colaboradora de Betancourt.

Destacó el importante trabajo que están haciendo los emisarios enviados por Francia, Suiza y España y aseguró que, gracias a ellos, "la situación se está moviendo".

"Si las FARC han dicho que tienen confianza en Francia es gracias al trabajo de esos emisarios", señaló Roubi, quien afirmó que estos enviados de Francia, Suiza y España parten regularmente a Colombia para reunirse con la guerrilla y el Gobierno.

La Federación recordó a Kouchner que la movilización continuará mientras no se logre la liberación de los rehenes e indicó que, por el momento, la situación "no es de completa decepción".

"El Gobierno ha mostrado una auténtica voluntad de resolver la situación", aseguró.