La investigación contra Mirjana Markovic, la esposa de Milosevic, y su hijo Marko, así como otras siete personas, entre ellas el antiguo jefe de Aduanas, Mihalj Kertes, se llevará a cabo por orden de la Fiscalía especial serbia para el crimen organizado.

Se espera que las autoridades judiciales emitan una orden internacional de búsqueda y captura contra Mirjana Markovic y Marko Milosevic, que viven supuestamente en Rusia.

La Fiscalía especial pedirá también que se bloqueen todas las propiedades de los Milosevic en Serbia, así como las cuentas bancarias en el país y en el extranjero, según el diario belgradense "Danas".

El portavoz de la Fiscalía, Tomo Zoric, no pudo precisar en declaraciones al diario si han sido halladas las cuentas de los Milosevic en el extranjero, ni de qué suma se trataría.

Se considera que millones de dólares fueron sacados ilegalmente del país durante la década pasada.

Milosevic fue derrotado por las fuerzas políticas reformistas en 2000, tras una década de gobierno autoritario.

Los medios serbios recogen hoy unas declaraciones de Mirjana Markovic que rechaza estar implicada en el contrabando de cigarrillos y califica de "ridículas" esas acusaciones.