Entre los muertos, además del diputado anti-sirio, está su hijo Jaled, dos guardaespaldas, dos civiles, al parecer transeúntes, y cuatro personas más.

Dos de estas últimas no ha podido ser identificadas al estar sus caras totalmente desfiguradas.

Las televisiones están mostrando imágenes de los enormes destrozos causados por el coche bomba, que ha explotado en la zona conocida como Al Menara, cerca de las playas de Long Beach y de Sporting.