El suceso se produjo a medianoche, cuando un puesto de la policía afgana en el distrito de Joguiani sufrió un ataque por tierra y aire de las tropas estadounidenses, según el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Zamaria Bashary.

"Estamos en contacto con nuestros efectivos para averiguar la razón por la que ha sucedido esto", aseguró Bashary.

El pasado 16 de marzo ya murieron por "fuego amigo" otros cinco agentes en la provincia sureña de Helmand, cuando su vehículo fue atacado por error por tropas estadounidenses que les confundieron con insurgentes.

En Afganistán han fallecido en lo que va de año más de 1.700 personas en combates, bombardeos y atentados, la mayoría de ellos insurgentes y civiles, pero también soldados occidentales y del Ejército afgano.

Los analistas esperan un recrudecimiento de la violencia ahora que está terminando la recogida de la cosecha de la amapola, que sirve para financiar las actividades de los talibanes gracias a que de ella se extraen el opio y sus derivados como la heroína.