Los enfrentamientos continúan tras la sangrienta jornada de ayer, en la que tres soldados libaneses y dos miembros de la Cruz Roja libanesa murieron y otras dos personas resultaron heridas, entre ellos un mediador palestino.

El periódico "l´Orient-Le Jour" señaló hoy que el Ejército registró la vivienda del jefe de Fatah al Islam, Chaker Absi, donde encontraron importantes documentos.

Al mismo tiempo, los soldados continúan llevando a cabo redadas en el norte y este del Líbano en busca de células terroristas de Fatah al Islam, grupo presuntamente vinculado Al Qaeda.

Tres personas fueron detenidas, dos en Ghazza y una tercera en Bar Elias, en el valle oriental de la Bekaa, donde el Ejército descubrió una célula terrorista y desactivó tres coches preparados para estallar.