El presidente de EEUU, George W. Bush, dijo ayer que "ya es hora" de aprobar el plan de la ONU que contempla una independencia supervisada para Kosovo, pese a la oposición de Rusia.

En su primera rueda de prensa durante su gira por Europa, Bush se quejó de los retrasos en la aprobación de ese plan y dijo haberle comunicado al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que "ya es hora" de resolver el futuro de Kosovo. En su intervención, Bush también se refirió a la situación de los cristianos en Irak, un tema que trató con el Papa Benedicto XVI. Bush calificó su encuentro con el Papa, el primero desde que Benedicto XVI reemplazara a Juan Pablo II, como "una experiencia conmovedora".

Sobre Kosovo, Bush urgió al Consejo de Seguridad a aprobar el plan elaborado por el enviado especial de la ONU, el ex presidente de Finlandia Martti Ahtisaari, para otorgar la independencia supervisada a esa provincia serbia de mayoría albanesa.

"Tiene que haber una fecha límite. Esto tiene que suceder", dijo Bush, que hoy será el primer presidente de EEUU en visitar Albania.

"Ahora es el momento de avanzar con el plan Ahtisaari. Ha habido una serie de retrasos. Se dijo que se necesitaba más tiempo para trabajar en una resolución del Consejo de Seguridad", afirmó. "Nuestra opinión es que el tiempo se ha acabado", recalcó Bush.

El presidente norteamericano dijo que ha comunicado la posición estadounidense en persona a Putin, quien se opone al plan de Ahtisaari.