Un informe oficial del Consejo de Europa señala la existencia en Polonia y Rumanía de centros de detención secretos gestionados por la CIA estadounidense y acusa a la OTAN de laxismo y de haber dado permisos "secretos" que permitieron varias operaciones ilegales.

El parlamentario suizo de la Asamblea del Consejo de Europa Dick Marty presentó ayer un informe con sus pesquisas en el que también sugiere la existencia de posibles centros secretos en el Reino Unido y Tailandia y acusa a Alemania, Italia y Macedonia de dificultar investigaciones parlamentarias y judiciales.

Marty presentó su informe ante la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Asamblea, un año después de haber hecho público un documento que apuntaba la existencia de una red de traslados ilegales de presuntos terroristas en vuelos organizados por la CIA a centros de detención secretos. En esa "telaraña" de aeropuertos estaban implicados catorce países europeos, según aquel texto.

La segunda parte de su trabajo se ha centrado en el estudio de cárceles secretas en las que la inteligencia estadounidense habría llevado, previo secuestro, a sospechosos de dirigir o planificar actividades terroristas.

Seis organizaciones pro derechos humanos han asegurado que al menos 39 personas detenidas en el marco de ese programa continúan desaparecidas.

Tratos "degradantes"

El informe de Marty no precisa una cifra de secuestrados y detenidos en centros secretos y apunta la existencia de "numerosas personas", sometidas a tratos "degradantes" que son "una forma de tortura" física y psíquica.

"La estrategia ha sido deseada y puesta en practica por el actual Gobierno de EEUU, pero sólo ha sido posible gracias a la colaboración de numerosos países aliados", según el texto. Confirma que entre 2003 y 2005 la CIA gestionó "directa y exclusivamente" centros secretos de detención en Polonia y Rumanía, países elegidos por ser "económicamente vulnerables y que salían de difíciles períodos de transición".

Entre las personas que conocían las operaciones cita, en Polonia, al presidente, Aleksander Kwasniewski, y el ministro de Defensa, Jerzy Szmajdzinski, entre otros. En Rumanía estaban al tanto el ex presidente Ion Iliescu, al actual jefe del Estado, Traian Basescu, y el ministro de Defensa Ioan Mircea Pascu.

Asimismo, Marty dice haber recibido "informaciones serias" sobre el uso por la CIA de centros en la isla británica de Diego García, en el océano Indico, así como en Tailandia.