Cuatro atentados distintos en Irak causaron ayer la muerte de al menos 47 personas, 21 de ellas en la provincia de Diyala (centro-este del país), mientras que la Policía ha hallado en las últimas doce horas los cadáveres de 34 personas en las calles de Bagdad.

En Al Qurna, localidad situada al norte de Basora, de población casi exclusivamente chiíta, murieron catorce personas por la explosión de dos coches bomba en un breve intervalo de tiempo, según policiales en Bagdad.

Un terrorista suicida se inmoló también en las cercanías de una "huseiniya" (mezquita chiíta) en el norte de Irak y mató a 12 personas, además de dejar otros 20 heridos, según fuentes policiales. El Director de la Policía de Kirkuk, Borhan Taha, precisó que el atentado se produjo en la "huseiniya Zaqlein" de la localidad de Daquq.

El suicida activó la carga explosiva que transportaba en un coche cuando los fieles chiítas salían de la mezquita tras los rezos preceptivos del viernes, y se teme que el número de muertos. La mezquita y los edificios aledaños resultaron con graves daños.

En Baquba, capital de la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, catorce personas pertenecientes a la familia de un alto oficial de policía y a sus guardaespaldas fueron asesinadas en su domicilio.

Entre las víctimas está la esposa del general Ali Daliyan al Jurani, comandante de la "Fuerza Policial de Emergencia" de Diyala. Además de matar a catorce de las personas que encontraron en casa del oficial, los atacantes secuestraron a tres de sus hijos.

Por último, responsables de la Policía de Bagdad ha hallado 34 cadáveres en las calles de la capital en las últimas 12 horas, con lo que ya suman más de cien el número de cuerpos encontrados en distintos barrios de la ciudad en los últimos tres días, informaron ayer fuentes policiales.