El juicio contra dos ex jefes de los servicios secretos italianos y 26 agentes de la CIA por el secuestro del imán egipcio Abu Omar comenzará hoy ante un tribunal de Milán, el mismo día en que llegará a Roma el presidente de EEUU, George W. Bush.

Este juicio y el que se está celebrando en Roma contra el marine estadounidense Mario Lozano, acusado de asesinar en Irak al agente secreto Nicola Calipari, se encuentran entre los asuntos que afrontarán en su reunión Bush y el presidente del Gobierno de Italia, Romano Prodi, según aseguran los medios italianos.

Los 26 agentes, en rebeldía

En el proceso en que serán juzgadas en total 33 personas, no comparecerán los 26 agentes de la CIA ya que el anterior Gobierno de centroderecha se negó a pedir su extradición, mientras que el actual Ejecutivo de centroizquierda nunca contestó a las peticiones de la fiscalía.

Sobre el desarrollo del proceso sobrevuela la petición del Gobierno de Prodi al Tribunal Constitucional para que considere si la Justicia violó el secreto de Estado cuando intervino y grabó las conversaciones de 85 agentes secretos.

La respuesta del Constitucional no se espera hasta pasado el verano y su decisión podría influir en el proceso, y en especial sobre los cargos atribuidos a los agentes secretos italianos. El secuestro de Abu Omar será el primer caso de los llamados "vuelos de la CIA" que se juzga en Europa.

En el banquillo se sentarán el antiguo jefe de los servicios secretos militares italianos (SISMI) Nicollo Pollari; el ex número uno del servicio de contraespionaje Marco Mancini, así como dos altos funcionarios del SISMI, Luciano Seno y Pio Pompa, y los agentes Raffaele Ditroia, Luciano Di Gregorio y Giuseppe Ciorra.

Entre los agentes estadounidenses imputados se encuentra el anterior responsable de la CIA en Italia, Jeff Castelli, y su hombre en Milán, Robert Seldon Lady.