Ayer, la fiscal del Tribunal Supremo, Mónica Maldonado, presentó un informe en el que recomienda que Fujimori sea extraditado a Perú para responder por diez casos de corrupción y dos de violaciones a los Derechos Humanos cometidos durante sus tres gobiernos.

El ex gobernante estaba en libertad bajo fianza y, tras conocer el informe de la fiscal, dijo anoche que no había considerado fugarse ni pedir asilo en la Embajada de Japón. Sin embargo, la Justicia chilena, que tendrá un fallo definitivo a finales de mes, prefirió mantenerlo arrestado en su piso de la zona más acomodado de Santiago.