Cerca de 70.000 personas disfrutaron ayer al ritmo de clásicos del pop, canción protesta y música étnica del concierto "Tu voz contra la pobreza", que reclamó al G8 que cumpla con sus promesas de ayuda a África. El macro-festival, organizado por los músicos Bob Geldof y Bono, reunió en la ciudad de Rostock a artistas de países en vías de desarrollo como los nicaragüenses Perrozompopo o el ugandés Peter Miles, junto a grupos locales como Die Toten Hosen o Silvermond.

La "cumbre del rock", como bautizaron al concierto los organizadores, alcanzó su punto álgido cuando las voces de Bono, Geldof, Yossou N´Dour y otros se unieron en el escenario para interpretar Carry that weight, de los Beatles, y Get up, stand up, de Bob Marley. La melodía de los Beatles, que versa sobre la mala conciencia, estuvo dedicada a la canciller Ángela Merkel e hizo las delicias del público cuando un guiñol a tamaño real de la jefa de gobierno bailó sobre la tarima.

Cuando empezó a sonar Get up, Stand up, que llama a levantarse para defender los derechos de las gentes, los músicos invitaron a los asistentes a hacer, en cambio, una sentada. Durante el concierto, participaron también artistas como Mo´Some Big Noise de Mozambique, Leo Muntu de Zambia, Bassekou Kouyate de Mali y Bangla de Bangladesh.

Desde la organización explicaron que esos artistas representan al P8, los ocho países más pobres del planeta, en contraposición con el G8. El cantante irlandés Bono, líder de U2, reclamó por enésima vez sobre el escenario al G-8 que cumplan con las promesas hechas en la cumbre de Gleneagles (2005), en la que se comprometieron a invertir 25.000 millones de dólares en África para 2010. "Nos están oyendo; a dos kilómetros de distancia, pero nos oyen", exclamó Bono en referencia a la alambrada de 12 kilómetros que separa a los manifestantes de los líderes. También bromeó el cantante de Die Toten Hosen, Campino, quien compuso una canción específicamente para el festival titulada Ángela Merkel celebra una fiesta pero no nos invita.