"Les pusimos en libertad anoche, están bien y pronto se reunirán con sus familias", declaró por teléfono a Efe el representante talibán Zabiula Mujahid.

El portavoz confirmó que la liberación se produjo después de recibir los restos del mulá Dadulá, que las autoridades de Kabul se habían mostrado dispuestas a entregar a cambio de los cuatro rehenes.

Los talibanes abandonaron el cuerpo de un quinto afgano que fue secuestrado con el mismo grupo y decapitado en el área de Kajaki, en la sureña provincia de Helmand, agregó Mujahid.

Los rehenes, entre los que había tres enfermeras, un médico y un conductor, fueron secuestrados en marzo pasado, cuando viajaban hacia el distrito de Zharai, en la provincia de Kandahar.

En un principio, los talibanes habían pedido a cambio de su liberación la puesta en libertad de dos insurgentes bajo custodia policial.

El mulá Dadulá Lang, que murió el 12 de mayo en una operación militar en Helmand, era uno de los hombres más próximos al líder talibán, el mulá Omar, y responsable de las fuerzas insurgentes en el sur de Afganistán.