Sobre los detenidos recaen las acusaciones de asociación para delinquir, terrorismo, receptación de documentos falsos, tráfico de estupefacientes y favorecimiento de la inmigración clandestina.

Según los medios locales, los investigadores afirman que la célula financiaba y daba apoyó logístico a miembros relacionados con el terrorismo de raíz islámica, que habían cometido algunos recientes atentados en Túnez y Argelia.

Entre las nueve ordenes de detención, se encuentra la de Sami Essid Ben Khemais, que ya estaba encarcelado en Italia desde abril de 2001 por formar parte de un grupo involucrado en el tráfico de armas y explosivos.

Ben Khemais había cumplido el pasado domingo su condena y estaba esperando salir de la cárcel, donde le ha llegado la nueva notificación de arresto.

La operación policial, denominada "Rakno Sadess", se ha realizado después de las declaraciones del tunecino Tlili Lazar, detenido en Italia bajo la acusación de terrorismo y extraditado a Francia en noviembre del año pasado, y que está colaborando con la Justicia.