Otros cinco hombres de Al Fatá resultaron heridos --dos de ellos en estado grave-- en el mismo enfrentamiento, registrado cerca de Rafah, informaron fuentes hospitalarias palestinas.

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) y Al Fatá se hallan inmersos en una batalla por el poder en la Franja de Gaza desde hace más de un año, con una serie de olas de violencia alternadas con frágiles treguas. Más de 50 palestinos murieron desde que comenzaran de nuevo las luchas internas entre Al Fatá y Hamás a mediados del mes de mayo.

El miembro de Al Fatá que murió hoy pereció cuando combatientes de Hamás rodearon una casa ocupada por seguidores de Al Fatá, según informó un miembro de Seguridad en Rafah, que habló con la condición de anonimato.

El choque continuó tras este suceso, con hombres de Hamás con el rostro cubierto que rodearon otros cuatro domicilios de funcionarios de Al Fatá, indicaron las mismas fuentes

Aunque Hamás no ha hecho ningún comentario sobre este último enfrentamiento, sí responsabilizaron a Al Fatá del secuestro, el pasado martes, de tres de sus hombres, y de las torturas a uno de ellos. La sucesión de secuestros y ataques en respuesta a las acciones de la facción rival son frecuentes en esta lucha interna en la Franja de Gaza.

El enfrentamiento en Rafah se produjo después de otro tiroteo en el norte de la Franja de Gaza varias horas antes, que comenzó como consecuencia del descubrimiento, por parte de miembros de Seguridad, de un túnel bajo la ciudad de Gaza.

La Seguridad que detectó el túnel creen que fue excavado por miembros de Hamás para atacar al presidente palestino, Mahmud Abbas, miembro de Al Fatá. Sin embargo, Hamás aseguró que el pasadizo fue construido para frenar la incursión israelí. No hubo víctimas en este tiroteo.