Los músicos y activistas a favor de África, Bob Geldof y Bono se mostraron ayer escépticos tras un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, acerca de las posibilidades de acuerdo sobre las ayudas para el continente en la cumbre del G8.

Hubo "una gran bronca" con el equipo de trabajo de la canciller, afirmó Bono. "Fue una auténtica pelea. Estamos de acuerdo en el objetivo, pero no en el camino a seguir hasta allí", añadió.

Bob Geldof habló a su vez de una oportunidad histórica. Es importante lo que haga Alemania como un país influyente y que preside el G8, dijo. "Este no es el momento de actuar con cautela, es el momento de actuar de forma valiente". Los dos rockeros temen que la cumbre del G8 en Heiligendamm no esté dispuesta a confirmar de forma clara los objetivos de ayuda al desarrollo aprobados por ellos mismos hace dos años en Gleneagles, Escocia.