El jefe del Estado Mayor israelí, Gabi Ashkenazi, aseguró ayer que el ejército "se está preparando para una escalada en los frentes palestino y del norte" del país, donde entre julio y agosto de 2006 combatió contra la milicia libanesa Hizbulá.

"El próximo objetivo del Ejército es mejorar su preparación y adaptabilidad, mientras continúa la guerra contra el terrorismo", afirmó Ashkenazi ante un grupo de oficiales durante un ejercicio militar en la base de Shizafon, al sur de Israel. Esta exhibición "muestra una capacidad (militar) muy impresionante. Sólo nos falta una cosa: el enemigo", agregó.

Por su parte, el ministro de Defensa, Amir Peretz, quien también asistió a las maniobras, apuntó que los servicios de inteligencia israelíes carecen de informaciones que apunten a que "Siria esté interesada en una guerra".