Posada Carriles, acusado de terrorismo por Cuba y Venezuela, estaba procesado en EEUU por delitos penales migratorios, pero la jueza Kathleen Cardone, de El Paso (Texas), excluyó las transcripciones de la entrevista que le hicieron las autoridades cuando solicitó la ciudadanía, la principal prueba del gobierno de Estados Unidos.

Según dijo entonces Cardone, el tribunal considera que el gobierno estadounidense "incurrió en fraude, engaño y trucos" cuando lo entrevistó sobre la forma en que entró en el país.

El Departamento de Justicia de EEUU indicó hoy que ha presentado dicho recurso ante la corte de distrito de El Paso (Texas).

Posada Carriles, que fue detenido en marzo de 2005 en EEUU por entrar de forma ilegal al país, se encuentra actualmente en libertad condicional en Miami a la espera de la resolución del proceso migratorio.

Cuba acusó al anticastrista de planear un atentado con explosivos contra el gobernante Fidel Castro en la X Cumbre Iberoamericana que se celebró en Panamá en el 2000, pero este país sólo lo condenó por cargos de posesión de armas y uso de documentos falsos.

En 2004, la entonces presidenta panameña, Mireya Moscoso, lo indultó antes de entregar el poder.

El ex agente de la CIA también es acusado por Venezuela de la voladura de un avión de Cubana de Aviación en el que murieron 73 personas en 1976 y Cuba le atribuye varios atentados con bombas a hoteles en La Habana.

Posada Carriles tiene una orden de deportación diferida por su entrada ilegal a Estados Unidos y de encontrarse una tercera nación que lo acoja, el anticastrista tendría que abandonar el país.

Por esta situación se encuentra en libertad supervisada y debe presentarse con frecuencia ante un agente de Inmigración.

Asimismo, la Oficina Federal de Investigación (FBI) realiza una investigación para determinar la supuesta implicación del cubano en atentados con explosivos al sector turístico de Cuba, en 1997.

Un jurado de instrucción de Nueva Jersey está investigando a un grupo de exiliados cubanos sospechosos de enviar dinero a Centroamérica para financiar la supuesta campaña de atentados dinamiteros de Posada Carriles.