"No ha habido muertos", agregó el portavoz de la ciudad de Leshan (provincia suroccidental china de Sichuan) donde ocurrió el siniestro, aunque todavía no hay datos definitivos.

Los equipos de rescate han conseguido rescatar a 30 supervivientes de entre las ruinas que fueron atendidos en tres hospitales locales.

La mayoría de los heridos sufre arañazos o fracturas de huesos, y dos de ellos se encuentran en estado grave, pero su vida no corre peligro, explicó este portavoz.

La parte trasera del edificio, antiguo centro de exposiciones agrícolas ubicado en el centro de Leshan, se desplomó cuando al menos 90 personas, la mayoría de ellos jubilados, asistían a una conferencia gratuita organizada por una revista de salud y una firma farmacéutica.

Por fortuna la mayoría del público estaba sentado en las primeras filas y pudieron salir del lugar sin sufrir daños.

La Policía acordonó la zona e investiga mientras el gobierno municipal tratar de verificar el número exacto de víctimas, según declaraciones recogidas por la agencia oficial Xinhua.

Algunos testigos culpan del accidente a las fuertes lluvias que han afectado a Leshan en los últimos dos días.

Leshan es un centro turístico situado a 100 kilómetros al sur de la capital provincial, Chengdu, y es famoso por el Gran Buda de Leshan, de 70 metros de altura.