El enfrentamiento entre los policías y los Mungiki se produjo después de que los miembros de esta secta fueran acusados del asesinato de dos agentes de Policía en el suburbio de Mathare, según la Policía. Del total de 20 muertos, 16 cayeron en esta zona, donde los Mingiki tienen sus bases, según el jefe de la Policía del noreste de Nairobi, Paul Ruto.

La Policía de Kenia detuvo la semana pasada a 2.464 supuestos seguidores de esta secta ilegal cuyos miembros están acusados de haber decapitado a doce personas a lo largo de los tres últimos meses.

Mungiki, que significa ´Multitud´ en el idioma Kikuyu, surgió en los años noventa por inspiración de los rebeldes Mau Mau que combatieron en los años cincuenta contra el dominio británico. La secta fue ilegalizada en 2002.

En los últimos tiempos ha aumentado el temor de que los Mungiki irrumpan violentamente durante las elecciones generales de diciembre, en las que se espera que el actual presidente, Mwai Kibaki, obtenga un segundo mandato.