El artefacto, de naturaleza desconocida, estalló al paso del autobús en la zona conocida como Abdelmasihi, dentro del barrio industrial de Sad al Bauchrieh, en la perifera este de la ciudad.

Las televisiones han mostrado las primeras imágenes con numerosos vehículos destruidos, abundantes daños materiales en los escaparates y plantas bajas de los edificios, lo que da una idea de la magnitud de la explosión.

Según la cadena de televisión Al Yazira, son siete los heridos.

Esta explosión se produce en un momento de máxima tensión en el Líbano, especialmente en el norte, donde el ejército tiene cercado desde hace dos semanas el campo de refugiados palestino de Nahar al Bared, en la ciudad de Trípoli, e intenta desalojar al grupo extremista suní Fatah al Islam, atrincherado en sus callejuelas.