La excarcelación condicionada de guerrilleros de las FARC detenidos, de los que 134 han sido llevados a un presidio de paso, es una apuesta por "la reconciliación de todos los colombianos", dijo ayer el presidente Álvaro Uribe. El gobernante sostuvo que ése es el alcance final de la decisión que adoptó hace nueve días, cuando anunció la "excarcelación masiva" de rebeldes de las FARC para alentar a este grupo insurgente a que ponga en libertad a las personas que mantiene cautivas. Es un gesto "en aras de la liberación de los compatriotas secuestrados, en aras de las reconciliación de todos los colombianos", afirmó Uribe. "La reconciliación hay que conseguirla con seriedad, con seguridad, y por eso vamos a hacer este gesto", dijo el presidente.