Once de los policías perdieron la vida y otros 16 resultaron heridos en la explosión de un camión cargado de explosivos conducido por un suicida cerca de un puesto policial, en la zona de Al Cherqat, próxima a Tikrit, capital de la provincia de Salahedin, a 175 kilómetros de Bagdad.

Según las fuentes, entre los muertos figura el coronel Talal al Yaboury, jefe de la cuarta brigada del Ejército iraquí, que en el momento del atentado pasaba cerca del puesto de control policial en una caravana de coches.

Los miembros de la Policía y el Ejército iraquíes son el blanco de la resistencia y los grupos terroristas iraquíes por considerarlos colaboracionistas con las fuerzas de la coalición, encabezada por EEUU.

Por otra parte, fuentes del ministerio de Interior informaron anoche que alrededor de 2.000 personas, entre civiles, policías, militares y rebeldes, murieron en actos de violencia durante mayo pasado, un 30 por ciento más que el mes de abril, cuando la violencia mató a 1.689 personas.

artefactos explosivos, coches bombas y proyectiles de mortero, además de asesinatos a tiros, precisaron las fuentes.

Asimismo, durante el pasado mes de mayo la Policía halló 746 cadáveres de personas que fueron secuestradas y acribilladas, 29 de esos cuerpos fueron encontrados el último día de ese mes, agregaron las fuentes. Por otra parte, las cifras del ministerio de Interior consignan que la violencia en ese periodo dejó 2.023 La violencia persiste en Irak pese al plan de seguridad para Bagdad "Aplicamos la ley", vigente desde el 14 de febrero pasado, y que ha sido acompañado por dispositivos de seguridad similares en las provincias que registran una alza de la actividad rebelde.