Al menos trece iraquíes, entre ellos tres agentes de Policía, perecieron en varios ataques perpetrados ayer en diversos puntos de Bagdad, según informó, domingo, el Ministerio de Interior.

Además, un asesor del Gobierno y un alto funcionario del Ministerio de Comercio resultaron heridos ayer en sendos atentados contra su vida.

En el incidente más grave, un partida de pistoleros mató a tres civiles durante el asalto a una oficina de cambio de divisas en el barrio de Al-Dura, en el sur de la capital.

Horas más tarde, otro grupo acribilló a balazos un vehículo en el distrito de Risalat, en el suroeste de Bagdad, y mató a sus dos ocupantes, según informó un portavoz del Ministerio de Interior, sin precisar otros detalles. Un tercer grupo de pistoleros atacó un automóvil que partía de una oficina chií en el barrio de Yakuk, en el norte de la capital, y mató a uno de su ocupantes e hirió a otros tres.