El Ejército israelí exhorta a la población civil palestina del norte de Gaza a denunciar a los milicianos que disparan cohetes Qasam contra su territorio, en miles de octavillas lanzadas sobre varias localidades de esa zona.

"De esta forma, cada ciudadano tendrá la posibilidad de defenderse a sí mismo y a sus familias de los cohetes disparados", refiere la octavilla, que incluye un número de teléfono para denunciar. El disparo de cohetes contra el territorio israelí se ha convertido en una auténtica pesadilla para la población civil del norte de Gaza, que a veces recibe el impacto de algunos de esos misiles y también paga el precio de las represalias israelíes.

El Ejército israelí ha llegado incluso a advertir a la población del norte de Gaza de que, si persiste el lanzamiento de cohetes, deberán abandonar sus casas por tiempo indefinido. Desde el jueves, el Ejército israelí y las milicias están embarcados en una nueva escalada de violencia que ha costado la vida a nueve palestinos y cinco israelíes.

La Fuerza Aérea israelí ha bombardeado de forma intermitente posiciones en el norte de Gaza desde las que las milicias disparan sus cohetes contra el territorio israelí, a fin de destruir carreteras e infraestructuras por las que circulan.

Por otra parte, la artillería israelí abrió fuego ayer por primera vez en el norte de Gaza contra un grupo de milicianos que disparaban un cohete Qasam. El ataque se produce en una zona que a lo largo de la jornada fue bombardeada en al menos dos ocasiones por la Fuerza Aérea, a fin de impedir el lanzamiento de cohetes contra el territorio israelí.