Siria es acusada de entregar armas a grupos palestinos en el Líbano en un nuevo informe presentado ayer en el Consejo de Seguridad de la ONU. El secretario general Kofi Annan presentó el documento, elaborado por una comisión investigadora dirigida por el diplomático Terje Roed-Larsen y en el que se denuncia "un incremento del flujo de armas y personas desde Siria en apoyo a esos grupos".

Centrado en el seguimiento de la resolución 1559 del Consejo de Seguridad -que exigía la retirada de las fuerzas sirias del Líbano- en el informe se afirma que Siria es consciente de ese tráfico y se cita como fuente a funcionarios libaneses.

La presentación del documento se produjo el mismo día en que el Consejo comienza a debatir un proyecto de resolución para condenar a Siria por no colaborar en la investigación del asesinato el pasado 14 de febrero del ex primer ministro libanés Rafiq Hariri.

Auspiciado por Estados Unidos y Francia, el proyecto incluye la amenaza de sanciones si Siria no presta esa cooperación después de que otra comisión de las Naciones Unidas, liderada por el fiscal alemán Metlev Mehlis, acusara a agentes de ese país de estar involucrados en el crimen.

Este proyecto de resolución debe ser sometido a votación el próximo lunes, en una reunión ministerial convocada por el Consejo de Seguridad y en la que según todas las previsiones contará con la oposición de Rusia.