El Partido Socialdemócrata (SPOe) ganó ayer las elecciones regionales de Viena con un 48,9 por ciento de los votos, mientras que la Alianza para el Futuro de Austria (BZOe), del ultranacionalista Joerg Haider, logró sólo el 1,2 por ciento, según confirma el escrutinio del 99,5 por ciento de los votos.

El segundo partido más votado fue el Partido Popular (OeVP), con el 18,8 por ciento (más 2,4 puntos), delante de los derechistas del Partido Liberal (FPOe), con un 14,9 por ciento (menos 5,2 puntos) y los Verdes (ecologistas), con un 14,7 por ciento (más 2,3 puntos).

Los socialdemócrata vieneses -liderados por el alcalde Michael Haeupl- lograron mejorar su resultado del año 2001 en 2,0 puntos porcentuales y ampliaron así su mayoría absoluta en el parlamento regional hasta 55 de 100 escaños.

La participación en estos comicios fue muy baja y alcanzó sólo el 58 por ciento, ocho puntos menos que hace cuatro años.

El resultado de la BZOe, socio menor en la coalición de gobierno con el OeVP del canciller federal, Wolfgang Schüssel, fue tan modesto que incluso quedó por detrás de los comunistas austríacos, que consiguieron un 1,5 por ciento, lo que según todos los analistas políticos pone en peligro la estabilidad del ejecutivo federal.

Pero la gran sorpresa fue el buen resultado del FPOe, partido del que se separó Haider este año, al lograr de la mano de su nuevo líder, el derechista Heinz-Christian Strache, la tercera posición.