Un musulmán británico que declaró a un periódico sensacionalista que conoció a los autores de los atentados del 7 de julio en Londres ha sido detenido por la Policía, confirmó ayer Scotland Yard.

El sospechoso, que aseguró al tabloide News of the World que le tentaron para que fuera el quinto terrorista del grupo, fue detenido anoche bajo la ley antiterrorista por presunta comisión, instigación o preparación de actos terroristas, según la fuente.

Imran Patel, de 28 años, fue aprehendido en el barrio de Dewsbury de Leeds, de donde procedían los terroristas que atentaron contra el metro y un autobús de la capital británica. Dos viviendas de esa zona estaban siendo registradas en relación con la investigación, señalaron las fuerzas del orden.

Los atentados del 7 de julio causaron la muerte de 56 personas, entre ellas los cuatro terroristas suicida, y más de 700 heridos.

Según dijo Patel a News of the world, el líder de la célula, Sadique Khan, le pidió que se sumara al grupo para convertirse en el quinto terrorista. Al parecer, se reunieron en su casa y miraron una serie de vídeos extremistas que llamaban a la yihad.

Según su versión, él no quiso unirse a la banda, formada también por Hasib Hussain, Jermaine Lindsay y Shehzad Tanweer, porque uno de los objetivos iba a ser una escuela, donde morirían niños inocentes.

Según el rotativo, Patel, que no quiso denunciar a sus "hermanos" para que no fueran encarcelados, recibió entrenamiento paramilitar en Pakistán y conoció al grupo a su regreso.

Por otra parte, un informe elaborado por asesores del primer ministro, Tony Blair, critica la falta de liderazgo en la campaña antiterrorista del Gobierno, que además tiene objetivos "vagos" y ajenos "al mundo real", reveló ayer The Sunday Times.

El estudio filtrado al periódico sugiere que se nombre a un ministro que se ocupe exclusivamente de elaborar un plan contra el terrorismo, ya que la situación actual de coordinación entre varios organismos hace que el personal se sienta "sin una dirección clara".