El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, someterá a examen el respaldo a su Gobierno por primera vez en todo el país con las elecciones legislativas que se celebran hoy, a dos años del inicio de su gestión. Desde el comienzo formal de la campaña, en agosto pasado, el jefe de Estado ha insistido en denominar esta votación como un "plebiscito" de su mandato, iniciado en mayo de 2003 y del que aún restan dos años durante los que precisará el apoyo del Congreso.

En la mayoría de los discursos ofrecidos en los últimos meses, Kirchner ha centrado sus palabras en los comicios con un expreso pedido de "apoyo" a la población argentina.

En la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país, las encuestas coinciden en darle el primer lugar a la esposa del presidente, la senadora Cristina Fernández, que se presenta como candidata del Frente para la Victoria, liderado por Kirchner al margen del peronismo.

Después de haber ingresado en la veda electoral, la preocupación actual del Gobierno es cuál será la ventaja que alcanzará la primera dama frente a su principal adversaria, Hilda Chiche González, la esposa del ex presidente Eduardo Duhalde (2002-2003) que se postula como candidata del Partido Justicialista (PJ, peronista).

En territorio bonaerense, la correcta relación que mantenían Kirchner y Duhalde finalizó a causa de la dura puja por espacios de poder que libran dentro del peronismo, lo que derivó en la presentación de dos listas electorales, con sus respectivas esposas como abanderadas.

Mientras Chiche apuesta a que el oficialismo se llevará una triste "sorpresa" con los votos, en el Gobierno se ilusionan con lograr una ventaja superior a los 30 puntos en territorio de la provincia de Buenos Aires.