Los resultados definitivos del referendum constitucional del pasado sábado en Irak fueron comunicados ayer por la Comisión Suprema Electoral (CSE) y muestran una clara victoria del "sí", pero falta saber el resultado en cinco provincias clave.

El "sí" a la nueva Constitución ganó con porcentajes que van del 51 al 99 por ciento en todas las provincias de Irak a excepción de la provincia suní de Salahedín (con capital en Tikrit), donde sólo obtuvo un 18 por ciento de los votos.

Sin embargo, aún no se han dado cifras sobre las otras dos provincias con población mayoritariamente suní (Al Anbar y Nínive), pues los votos son verificados por expertos nacionales de la CSE, con ayuda de analistas extranjeros, ante la sospecha de ciertas irregularidades durante el primer recuento.

La importancia de estas dos provincias estriba en que, según la constitución, ésta quedará anulada si es rechazada por tres provincias con porcentajes de votos negativos superiores a los dos tercios. Tampoco se conocen los resultados de Erbil, Babel ni Basora.

El "sí" a la constitución fue superior al 90 por ciento en las provincias kurdas de Suleimaniya y Dohuk (Kurdistán), en las chiis de Kerbala, Maysán, Qadisiya, Wasat, Dhi Qar, Wasat y Nayaf. También ganó el "sí", aunque con un porcentaje menor, en Bagdad (78 %), Kirkuk (62) y Diyala, en este caso sólo con un 51, dada la composición mixta (suní-chií) de la provincia.

Mientras no se conozca el resultado de las dos provincias sunis más conflictivas, no podrá considerarse aprobado el texto constitucional.

Por otra parte, veinte presuntos miembros de Al Qaeda murieron ayer en diferentes operaciones llevadas a cabo en el oeste de Irak por las fuerzas estadounidenses, según un comunicado militar norteamericano.

Entre los muertos de Hoseiba (localidad de la provincia de Al Anbar próxima a la frontera siria) hay iraquíes y combatientes extranjeros, sin que se sepa cuántos son los extranjeros ni sus nacionalidades.