Detlev Melhis, jefe de la comisión investigadora del asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, reconoció ayer que borró algunos nombres del documento después de entregárselo al secretario general de la ONU, Kofi Annan. Melhis hizo esa revelación en una rueda de prensa en la que aclaró que ese es el motivo de las dos diferentes versiones del texto que se filtraron el jueves a la prensa en la sede de Naciones Unidas.

"Cualquier diferencia entre las versiones anteriores y la versión final (del informe) es de mi responsabilidad. Ninguno de los cambios han sido influidos por nadie, ni por el secretario general, ni por la ONU", resaltó Melhis.

En la primera versión del documento que circuló el pasado jueves entre la prensa se mencionaba a cinco funcionarios del Gobierno sirio presuntamente implicados en el asesinato del pasado 14 de febrero en Beirut que costó la vida a Hariri y una veintena de personas más.

En la versión final del documento, que se divulgó tras la entrevista de Melhis con Annan, sólo aparecía, sin embargo, el citado Asaf Shakwat, cuñado del presidente sirio, Bashar al Asad, y jefe de la inteligencia militar de su país.