El ex presidente Alberto Fujimori, quien huyó a Japón en 2000 tras un escándalo de corrupción, recibió su primera sentencia absolutoria, lo que le abre el camino para regresar a su país y presentarse a las elecciones del próximo año.

El Supremo de Perú absolvió el martes a Fujimori de los delitos de asociación ilícita para delinquir, malversación de fondos y abuso de autoridad en el llamado ´Caso Mobetek´, por el que estaba acusado de compras ilegales para el Ejército por 7,25 millones de dólares.

El Alto Tribunal, que también absolvió de los mismos delitos al ex ministro de Economía, Jorge Camet Dickmann, y al ex responsable de compras del Gobierno Víctor Caso Lay, "no halló indicios de irregularidad" en la financiación del crédito externo para las citadas compras. La sentencia precisa que "la absolución sólo alcanza a los procesados por este hecho, más no en otros que pueda tener pendientes con la Justicia".