La participación en el referéndum constitucional iraquí celebrado el sábado superó el 66% en cuatro provincias suníes, mientras que en las áreas kurdas y chiíes fue inferior a la del pasado enero, según responsables de la Comisión Electoral iraquí.

"La participación en las cuatro provincias de mayoría árabe suní superó el 66 por ciento, mientras que en las provincias kurdas del norte y en las chiíes del sur bajó, de forma considerable, de la que hubo en las elecciones parlamentarias del pasado mes de enero", explicó Hamdyia Al Hussein, miembro de la Comisión Suprema Electoral.

Ausencia de incidentes

La participación en las áreas suníes fue posible, además, por la ausencia de incidentes graves en la zona, escenario habitual de los atentados de la insurgencia.

Fuentes suníes que pidieron no ser identificadas aseguraron a Efe que 16 grupos armados suníes acordaron detener sus ataques el día de la consulta para favorecer la participación de su comunidad en el referéndum y lograr así el rechazo de la Carta Magna.

Mientras que la participación descendió en las provincias del norte y el sur, las autoridades han señalado que hubo una participación muy alta en las regiones donde los árabes suníes, cuyos grupos pidieron el rechazo de la Carta Magna, son mayoritarios.

Las provincias de Salah El Din, Nínive, At Tamim y Diyali registraron altas tasas de participación y destaca que en Tikrit, ciudad natal del depuesto dictador, esta superara el 75 por ciento y en algunas ciudades consideradas feudos de la insurgencia se acercase al 95 por ciento.

La alta participación en estas zonas, situadas en el norte y oeste del país, expresa la "determinación de los árabes suníes de derrotar la Constitución" que pondría las bases para la desmembración del país, comentó Ahmed Duleimi, político suní.

"Creemos firmemente que los árabes suníes que depositaron sus papeletas en las urnas lo hicieron para decir ´no´ al borrador de la Constitución", explicó Duleimi.

La alta participación en las áreas suníes puede tener gran importancia en el resultado final del referéndum ya que la ley electoral iraquí afirma que el borrador será rechazado si así lo hace más de la mitad de los votantes o más de dos tercios en tres de las dieciocho provincias del país.

Según datos no oficiales facilitados hoy, más de 10 millones y medio de votantes, de los más de 15 millones censados, acudieron a las urnas ayer, por lo que la participación rondaría el 61 por ciento.