Miles de presos y hospitalizados iraquíes votarán mañana para el referéndum sobre la nueva Constitución iraquí, previsto oficialmente para el próximo sábado, informaron ayer fuentes de la Comisión Suprema Electoral (CSE). El miembro de la CSE, Farid Iyar, declaró que, para ese propósito, se abrirán colegios electorales en las cárceles de Abu Gharib y Buka, ubicadas en el oeste de Bagdad y en las proximidades de Basora a unos 580 kilómetros al sur de la capital iraquí, respectivamente.

Lo mismo se hará en los grandes hospitales del país a donde llegarán observadores locales y extranjeros para supervisar el proceso electoral, precisó Iyar. En los presidios de Abu Gharib y Buka, que son administrados por las tropas estadounidenses, se encuentran encarceladas sin acusación formal cerca de 15.000 personas, la mayoría de ellas árabes sunis sospechosas de pertenecer a la resistencia.

Por otra parte, un total de 21 agrupaciones políticas, sociales y religiosas sunis han instado al pueblo iraquí a votar "no" en el referéndum porque, según sus líderes, "consagra la desintegración territorial y el despojo de los recursos del país".