El director general del OIEA, Mohamed El Baradei, subrayó en una declaración tras la concesión del Nobel de la Paz a su persona y el organismo que dirige que "el galardón reconoce que el principal peligro para el mundo es la proliferación" de armas nucleares. La misión del OIEA es "asegurar que nuestro mundo continúe seguro", dijo El Baradei y destacó que el alto galardón representa un reconocimiento "al peligro nuclear". Supone, asimismo una reafirmación de que "la energía nuclear debe estar a disposición del mundo para fines pacíficos", y "reconoce los desafíos que afronta la organización" para lograr esos objetivos.