Tras lograr el desarme del IRA, las fuerzas de seguridad británicas registraron ayer varias propiedades supuestamente vinculadas al imperio económico de la banda terrorista. La operación policial se produjo diez días después de que la Comisión Internacional de Desarme confirmase que los republicanos habían destruido todos sus arsenales, un paso clave, para tratar de restaurar la autonomía norirlandesa, suspendida desde 2002.

La Agencia de Recuperación de Bienes (ARA) informó ayer de que investiga hasta 250 propiedades de dos hombres de negocios de Manchester supuestamente relacionados con el IRA.

En un comunicado, ARA confirmó que ha efectuado registros en varios locales domésticos y comerciales de esa localidad inglesa pertenecientes a dos hombres de negocios, cuya cartera inmobiliaria, adquirida durante un periodo de tiempo, podría estar valorada en 30 millones de libras (unos 44 millones de euros).

Michael McDowell, ministro irlandés de Justicia y uno de los críticos más feroces de los republicanos, insistió en que las autoridades no están dispuestas a apartar la vista de las actividades delictivas del IRA, aunque ello dificulte la marcha del proceso de paz.

Según la Garda (Policía irlandesa), la red de blanqueo de dinero procedente de ese atraco y otros "negocios" republicanos podría estar compuesta por miembros del IRA, abogados, contables y prominentes hombres de negocios.

La Policía asegura que los robos y extorsiones, el blanqueo de dinero, el contrabando de tabaco o combustible, las falsificaciones o los negocios inmobiliarios del IRA generan cada año unos 15 millones de euros. Agentes irlandeses y británicos investigan ahora las actividades que desarrollan los republicanos a través de su sofisticada y eficaz red de crimen organizado.