El principal portavoz de los talibán afganos, Lafifullah Hakimi, fue detenido ayer por las fuerzas de seguridad paquistaníes cerca de la frontera con Afganistán, anunció el Gobierno de Islamabad.

Hakimi se encuentra bajo custodia de los servicios de inteligencia de Pakistán (ISI), que califican su detención como un "gran golpe contra el terrorismo" y esperan que pueda llevar a otros arrestos.

Según fuentes de servicios de seguridad paquistaníes, Hakimi es interrogado en busca del líder de los rebeldes talibán, el mulá Omar, huido tras la caída del régimen ultraintegrista a finales de 2001.

Los Gobiernos de Afganistán y Pakistán creen que el mulá Omar y el responsable de la red terrorista Al Qaeda, Osama bin Laden, se ocultan en algún lugar de la frontera que comparten sus países, una zona tribal con fuerte presencia de los fundamentalistas, aunque difieren sobre en qué lado se hallan.

El ministro de Información de Pakistán, Sheikh Rashid Ahmed, aseguró que Hakimi fue detenido en la provincia de Balochistan, fronteriza con Afganistán.

Fuentes de los servicios de seguridad paquistaníes indicaron que habría sido detenido en Quetta, poco después de cruzar la frontera con Afganistán y que, en los interrogatorios, se ha determinado su identidad sin ninguna duda.

Un viejo conocido

"Lo estamos interrogando y esperamos lograr una información importante", aseguró el ministro de Información, que no precisó cuál será el futuro del portavoz talibán, acerca de si será entregado al Gobierno de Afganistán o a Estados Unidos.

Hakimi es un viejo conocido de los medios de comunicación internacionales, a los que desde hace año y medio llamaba con teléfonos por satélite para reivindicar acciones de los talibán. Latifullah Hakimi, es conocido también por los nombres de Latif o Abdul Latif, al que se le daba el nombre religioso de "mulá" o "mufti".