Seis miembros de la misma familia murieron ayer y otras 27 personas resultaron heridas cuando aviones y tanques estadounidenses bombardearon un grupo de viviendas en la ciudad de Ramadi, 110 kilómetros al oeste de Bagdad.

Fuentes médicas del hospital general de Ramadi aseguraron que recibieron a media mañana los cadáveres del funcionario de la gobernación de la ciudad, Jalid Al-Hasan, de su mujer y de sus cuatro hijos.

Además, 27 personas heridas fueron ingresadas en el centro médico, afirmaron las fuentes, que añadieron que el estado de alguna de ellas es "grave".

Por su parte, fuentes de la policía de Ramadi explicaron que los bombardeos del Ejército de Estados Unidos se produjeron después de que un grupo de insurgentes armados atacara una patrulla de las tropas estadounidenses que viajaba por la ciudad.

Por otra parte, el Ejército estadounidense anunció ayer la muerte de 13 insurgentes en el segundo día de la operación militar "Puño de Hierro", lanzada contra varias poblaciones iraquíes, cercanas a la frontera Siria, informó el mando militar.

En la ofensiva contra la población de Al Saida participaban soldados, tanques y aviones militares de EEUU.

Atentado fallido

El ministro iraquí de Petróleo, Ibrahim Baher al-Ulum, salió ayer ileso de un intento de asesinato en el que no obstante perdieron la vida tres de sus guardaespaldas, informaron fuentes oficiales.

Según un portavoz del Ministerio de Interior, el convoy del responsable iraquí fue tiroteado por un grupo de hombres armados cuando atravesaba la localidad de Tayi, ubicada a unos 30 kilómetros al norte de Bagdad.