La Unión Cristianodemócrata Alemana (CDU) de Angela Merkel ganó un escaño más y aumentó su ventaja sobre el Partido Socialdemócrata (SPD) de Gerhard Schröder en las elecciones aplazadas del distrito I de Dresde, último capítulo del duelo en las urnas entre ambos aspirantes para liderar el próximo Gobierno.

El voto de esa circunscripción, que celebró ayer comicios quince días después que el resto del país por la muerte de una candidata, se decantó a favor de Merkel, a quien Schröder disputa el liderazgo en caso de formarse una gran coalición entre la CDU y el SPD.

El grupo parlamentario de la CDU y su aliada Unión Cristianosocial de Baviera (CDU-CSU) tendrá finalmente 226 escaños -uno más de los adjudicados tras el voto del resto del país-, mientras que el SPD se quedaría en los 222 previamente adjudicados.

La consecuencia inmediata de ese nuevo respaldo fueron las llamadas de las filas conservadoras a Schröder a reconocer los resultados y renunciar a su pretensión a la Cancillería.

Roland Koch -uno de los barones de la CDU y rival interno de Merkel- expresó su confianza en que alguien "le diga ahora a Schröder que está acabado", mientras Volker Kauder, secretario general del partido, llamó a "las fuerzas sensatas del SPD" a posibilitar un acuerdo de gran coalición.

El voto de Dresde, con 219.000 electores, no podía modificar la correlación de fuerzas emanada de las legislativas del 18 de septiembre en el resto del país -con 81,9 millones de votantes-, pero sí dar un espaldarazo psicológico a Merkel o a Schröder.

La CDU de Merkel se alzó con la victoria para su candidato a mandato directo o primer voto, Andreas Laemmel, que da al grupo formado por el partido de la aspirante ese escaño adicional.

En la lista a los partidos o segundo voto, la fuerza más votada fue el SPD, con el 27,9 por ciento, mientras que la CDU se situó en el 24,4 por ciento, según los escrutinios de 247 del total de 260 locales electorales.