La explosión ayer de un coche bomba en la ciudad de Hilla, que dejó diez muertos, se suma a los más se sesenta que murieron el jueves en varios atentados suicidas en Balad, en vísperas de mes de Ramadán.

El atentado de Hilla ocurrió en el mercado de frutas y verduras Al Amar, en el barrio de Al Sharia, y dejó heridas asimismo al menos treinta personas, informó el capitán de Policía Hedir Qasem.

El terrorista accionó por control remoto el automóvil cargado de explosivos en los momentos en que el mercado se hallaba repleto de personas, precisó la fuente.

El estallido causó la destrucción de una veintena de puestos del mercado, indicó Qasem, quien agregó que los muertos y heridos fueron trasladados al hospital de la ciudad, de población mayoritariamente chií, y ubicada a unos 110 kilómetros al sur de Bagdad

Este atentado se produce un día después de que una cadena de tres ataques suicidas con coches bomba dejará al menos 65 muertos y 125 heridos en la localidad de Balad, unos 70 kilómetros al norte de la capital iraquí, según las últimas cifras divulgadas ayer por fuentes del ministerio de Interior.

Además, manifestaron sus temores de que la cifra de fallecidos en Balad aumente ya que 65 de los heridos están graves.

Basora y Kerbala

Las tropas estadounidenses y británicas han entregado el control de la seguridad de las ciudades de Kerbala y Basora al Ejercito y la Policía iraquíes, informó ayer la televisión oficial iraquí Al Iraqiya.

La emisora recordó que la semana pasada las fuerzas estadounidenses hicieron lo mismo en la ciudad santa iraquí de Nayaf, donde se encuentran los principales santuarios de los musulmanes chiis.

"Celebramos la entrega del control de la seguridad de Kerbala a las fuerzas iraquíes", dijo el coronel James Oliver, jefe de las tropas estadounidenses en Kerbala, en una breve alocución en una ceremonia que fue emitida por la televisión. Por su parte, el jefe de la Policía Karim Hayem Al Hasnaui destacó que las fuerzas iraquíes no actuarán como tiranos o a favor de un partido político o grupo religioso o étnico determinado.