El primer ministro israelí, Ariel Sharon, afirmó ayer que Israel tiene derecho a mantener una "capacidad de disuasión", declaración que parece hacer referencia a las supuestas armas nucleares que posee el Estado judío.

Según Sharon, esa "capacidad de disuasión" está respaldada por Estados Unidos.

Durante un mitin de su partido, el Likud, en Tel Aviv el primer ministro aseguró que Estados Unidos reconoce que "Israel afronta una amenaza existencial y debe ser capaz de defenderse por sí mismo, preservando su capacidad de disuasión".

El Estado judío nunca ha reconocido ni desmentido que posea armas nucleares, aunque expertos internacionales calculan que puede tener entre cien y doscientas cabezas atómicas.

Sharon se mostró de acuerdo, además, en reconsiderar esa "capacidad de disuasión" cuando exista una paz completa en Oriente Medio y sus vecinos abandonen las armas de destrucción masiva. Ningún Estado vecino de Israel ha reconocido poseer armas atómicas.

Por otro lado, en la reunión, Sharon aseguró que no se echará para atrás en la aplicación del plan de evacuación de Gaza, porque si lo hiciera no "demostraría" responsabilidad como jefe del Gobierno.

"No puedo echarme atrás en el plan de retirada, no sería responsable de mi parte como primer ministro", afirmó Sharon.

Sharon, que tiene previsto aplicar ese plan hasta finales de 2005, también expuso las condiciones y promesas que ha recibido de Estados Unidos por llevar a cabo ese objetivo.

En este orden de cosas, el Ejército israelí mató ayer a cinco miembros de la resistencia palestina en la franja de Gaza y Cisjordania, dos de ellos en un ataque aéreo en la ciudad de Rafah, cerca de la frontera con Egipto. El Ejército confirmó que los dos palestinos muertos a primeras horas de la tarde en Rafah fueron alcanzados por un misil.