Hoy será la noche de la "coronación" de John Kerry en la Convención Demócrata de Boston pero su esposa, Teresa Heinz-Kerry, ya ha conquistado a los delegados con su franco discurso de ayer.

Tras el discurso de Heinz-Kerry ante los delegados que elegirán a su marido como el candidato a la presidencia de los Estados Unidos, el Partido Demócrata parece haber encontrado otra mujer energética, independiente y franca para ocupar la Casa Blanca.

"Mi nombre es Teresa Heinz-Kerry. A estas alturas espero que a nadie le sorprenda que tenga algo que decir. Y esta noche, como he hecho a lo largo de esta campaña, me gustaría hablar desde el fondo de mi corazón", empezó a decir la heredera del imperio de la salsa de "ketchup" Heinz.

Esta presentación de la hija de emigrantes portugueses en Mozambique fue recibida con un estruendoso aplauso por parte de los delegados e invitados que abarrotaban el estadio FleetCenter de Boston donde se celebra la Convención Demócrata.

Proclama feminista

"Es el momento de que el mundo escuche las voces de las mujeres, en su totalidad y hasta el final", y continuó "mi única esperanza es que un día, pronto, las mujeres -que todas se han ganado el derecho a sus opiniones- en vez de ser etiquetadas como cerradas de mente sean llamadas inteligentes o bien informados, como los hombres". Teresa aprovechó la oportunidad que le ha prestado la convención para consolidar su imagen de mujer que se sostiene a si misma. A lo Hillary Clinton.

Y a los demócratas les ha gustado. "Para mí ha superado el listón", comentaba una delegada en la salida del FleetCenter tras el discurso con claros tintes feministas de la que se puede convertir, a partir del 2 de noviembre, en la futura primera dama del país. Para muchos delegados, especialmente los femeninos, Heinz-Kerry puede ponerse a la par sin ningún complejo con la "dama de hierro" de los demócratas, la senadora Clinton.

---

Menor audiencia televisiva que la convención de 2.000

Los estadounidenses al parecer prefieren hacer otras cosas que ver la transmisión de la Convención Demócrata. Así se desprende de una investigación divulgada ayer por la empresa Nielsen, que señala que cada una de las tres principales cadenas televisivas regulares de EEUU ha perdido audiencia durante la cobertura de la Convención, en comparación con hace cuatro años.