John Forbes Kerry (JFK), demócrata, católico y héroe de la guerra de Vietnam, será elegido mañana candidato a la presidencia de EEUU, exactamente igual que hace 44 años lo hiciera otro JFK, y es que el espíritu de John Fitzgerald Kennedy está muy presente en Boston.

Los demócratas creen que las similitudes entre Kerry y Kennedy son bastante palpables, empezando por la coincidencia de sus iniciales. Además, los dos son de Boston, han sido héroes de guerra, católicos -de ganar las elecciones del 2 de noviembre se convertiría en el segundo presidente católico del país-, y ambos fueron senadores por Massachusetts.

A pesar de todos estos parecidos, tanto los responsables de la campaña de Kerry, como los del Partido Demócrata y él mismo se resisten a reconocer que su candidatura tenga un cierto regusto a lo sucedido en julio de 1960, cuando Kennedy fue elegido candidato demócrata y en noviembre de ese año, votado presidente del país.

"A John Kerry no se le oye parafrasear al presidente Kennedy. No necesita mostrar públicamente sus fuertes sentimientos hacia Kennedy", declaró John Shattuck, un ex compañero de estudios del senador.

Pero el caso es que, de la misma forma que Kennedy asumió el país en un delicado momento histórico, en plena Guerra Fría y al borde del holocausto nuclear, Kerry se puede hacer con las riendas de la superpotencia en otro momento de gran peligro para Estados Unidos y en medio de una clara psicosis de guerra y terrorismo entre la población.

Ahora, como hizo Kennedy en 1960, Kerry se ha dedicado a proclamar un mensaje de optimismo a sus conciudadanos, que resalta con los tonos sombríos y apocalípticos del presidente George W. Bush y de su vicepresidente, Dick Cheney, y que acentúa aún más el paralelismo entre los dos JFK. En opinión de algunos admiradores de ambos JFK, Kerry va a tener cada vez más dificultades para argumentar su caso de que no es "JFK bis".

Otra institución de Massachusetts, el periódico The Boston Globe señalaba que Edward Kennedy ha encontrado en Kerry al "sucesor" al que puede pasar la "antorcha de la familia".

Habrá que esperar hasta el 2 de noviembre para ver si la parte final se convierte en realidad y el nuevo JFK se convierte en el heredero real del legado del legendario John Fitzerald Kennedy.