El líder cubano, Fidel Castro, sugirió que el pasado alcohólico del presidente de EEUU, George W. Bush, influye en su belicosidad, refutó sus acusaciones sobre el turismo sexual en Cuba y afirmó que un ataque sería un "colosal error".

Castro descalificó a Bush en su discurso del 26 de julio, pronunciado en conmemoración del 51 aniversario del inicio de la revolución con el asalto al cuartel de Moncada, y repasó extensamente un libro que analiza la incidencia del alcoholismo y el fanatismo religioso en la personalidad de Bush.

El presidente cubano dedicó la mayor parte de su discurso, de hora y media, a leer párrafos del libro Bush en el diván, del psiquiatra estadounidense Justin Frank, que describen al presidente de EEUU como un ex alcohólico sin tratamiento y un fanático religioso que arrastra secuelas que pudieron influir en su decisión de atacar Irak.

Castro se refirió también a un libro de Michael Moore en el que el cineasta estadounidense acusa a Bush de ser un "analfabeto funcional" y aseguró que este tipo argumentos "ayudan a explicar la extraña conducta y belicosidad del presidente de EEUU".

"Ojalá que, en el caso de Cuba, Dios no quiera dar instrucciones al señor Bush de atacar nuestro país y le induzca más bien a evitar ese colosal error", dijo Castro.

Los cubanos, agregó, "estamos dispuestos a morir, no tememos a tu enorme poder, tu ira irrefrenable ni tus peligrosas y cobardes amenazas contra Cuba".

Además, recomendó a Bush que consulte con el Papa Juan Pablo II antes de seguir otro "mandato bélico divino" que le lleve a nuevas invasiones.

Castro refutó las acusaciones de Bush sobre turismo sexual en Cuba y el informe del Departamento de Estado que apuntaba que la isla "ha reemplazado al sudeste de Asia como sitio para los viajes de los pederastas y turistas que buscan sexo".

"Las calumnia y mentiras de Bush sobre turismo sexual fueron elaboradas precipitadamente para justificar las atroces medidas contra las familias de los cubanos residentes en EEUU", dijo Castro, convencido de que este "ultraje" podría tener "consecuencias políticas adversas en Florida para Bush que pueden ser decisivas".

--

el dato

"Los prostíbulos se anuncian en la prensa española"

El presidente Fidel Castro afirmó que la mayoría de los turistas estadounidenses y de Canadá que deciden visitar la isla caribeña son jubilados que "buscan la tranquilidad y seguridad excepcional, la educación, cultura y hospitalidad" del país y se preguntó si Bush calificaría a las industrias turísticas estadounidenses y españolas de turismo sexual.

En Estados Unidos, señaló, hay casinos, locales de juego y prostíbulos, y en España la prensa publica anuncios "de las personas que practican el antiguo oficio de la prostitución".

"Ninguna de las actividades mencionadas tiene lugar en Cuba", aseguró Castro, que atribuyó las "calumnias" a la "mente calenturienta y fundamentalista del todopoderoso señor de la Casa Blanca y sus más íntimos asesores".