Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE elevaron ayer el tono de sus advertencias a Sudán, al evocar la posibilidad de imponer sanciones si el Gobierno de Jartum no desarma a las milicias que operan en la zona de Dafur e, incluso, al comenzar a "hablar" de una "eventual intervención" en el país.

En unas amplias conclusiones adoptadas en el Consejo de ministros de la UE, los 25 Estados miembros advirtieron a Sudán por la "extremadamente preocupante" situación en Darfur y apuntaron la posibilidad de pedir una resolución de la ONU con acciones más concretas si el Gobierno no desarma a las milicias.

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Alberto Navarro, explicó que los ministros de Exteriores de la UE ya "están empezando a hablar de la posibilidad" de una eventual intervención internacional con mandato de Naciones Unidas, aunque sólo sea "como elemento de presión para el Gobierno de Sudán".

"Luego habría que ver si la ONU pide la intervención de la UE o de la Unión de Estados Africanos", añadió Navarro.