El depuesto presidente iraquí Sadam Husein dedica su tiempo en prisión a la jardinería, a escribir poesía, a leer el Corán y a comer galletas y magdalenas, según el ministro iraquí de Derechos Humanos, Bakhtiar Amin.

En una entrevista que publicaba ayer The Guardian, Amin detalla la vida que lleva el ex dictador tras haberle visitado el pasado sábado en el lugar secreto en el que se halla retenido.

El ministro, que cuenta con algunos familiares asesinados durante el régimen de Sadam, no pudo hablar con el ex mandatario pero comprobó que se encuentra "bien de salud", pese a que ha sido tratado de alta presión sanguínea y una infección de próstata.

Encerrado en una celda de paredes blancas y provista de aire acondicionado, Sadam pasa el tiempo leyendo varios libros como el Corán y escribiendo poemas, algunos de ellos dedicados a su gran enemigo, el presidente de EEUU, George W. Bush.

"Uno de los poemas es sobre George Bush, pero no tuve tiempo de leerlo", explica Amin.

Aislado del resto de los presos, Sadam dispone de unas tres horas diarias para realizar ejercicios físicos, que emplea en cuidar un pequeño jardín ubicado en un patio exterior de la cárcel.

Según Amin, Sadam "está cuidando de varios arbustos y plantas e, incluso, ha colocado un círculo de piedras blancas alrededor de una pequeña palmera".