La salida del actual comisario europeo de Competencia, Mario Monti, del futuro Ejecutivo comunitario, acentúa la pugna entre los países de la UE por hacerse con el control de las carteras económicas en el próximo equipo que presidirá el portugués José Manuel Durao Barroso.

La designación del ministro italiano para las Políticas Comunitarias, Rocco Buttiglione, para el puesto de comisario europeo por Italia al que aspiraba Monti, complicará aún más la tarea del futuro presidente de la Comisión.

Barroso ha asegurado que "las carteras no se distribuirán de acuerdo a la nacionalidad sino a la competencia" de cada comisario. Sin embargo, Alemania, Francia o el Reino Unido están interesados en que el nuevo presidente elija a sus nacionales para los cargos económicos más trascendentes.

Berlín quiere que el actual comisario para la Ampliación, Gunter Verheugen, se convierta en un 'supercomisario' que aglutine las políticas económicas e industriales.

París aspira a que Jacques Barrot, sustituto del ministro de Exteriores Michel Barnier al frente de la Política Regional en la CE, ocupe la poderosa cartera de Competencia, con importantes implicaciones en la escena francesa como prueban los casos abiertos contra las compañías galas EDF o France Telecom.

Londres pretende que Peter Mandelson se ocupe de la cartera de Competencia o la de Mercado Interior y Fiscalidad, de especial sensibilidad para los británicos.

Otra comisaría codiciada será la de Agricultura y Pesca. Tras diez años, el austríaco Franz Fischler dejará su silla en la Comisión, para ser sustituido en representación de su país por la actual ministra de Exteriores Benita Ferrero-Waldner.

Francia y Alemania desean que recaiga en el ministro de Agricultura de Holanda, Cees Verman, según la prensa holandesa, pero La Haya aún no ha anunciado si propondrá a éste o al ex ministro de Transportes, Neelie Kroes, para el equipo que Barroso quiere presentar en la semana del 23 de agosto.

También quedará libre la cartera de Exteriores, que Barroso mantendrá en el organigrama hasta que Javier Solana se convierta en Ministro de Exteriores de la UE y vicepresidente de la CE.