La Comisión Europea confirmó ayer que la Unión Europea hará excepciones al embargo sobre venta de armas a Irak cuando su importación sea necesaria para garantizar la seguridad sobre el terreno, de acuerdo con lo estipulado en la Resolución 1546 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del mes pasado.

Según un portavoz de la Comisión, "el embargo de armas contra Irak sigue siendo válido", aunque no se aplicará a los equipos que requieran el Gobierno interino o la fuerza multinacional desplegada en ese país para garantizar la seguridad.

La decisión de enmendar el embargo fue adoptada por el Consejo de ministros de Justicia e Interior celebrada el pasado día 19 en Bruselas.

Según el acuerdo, la venta de armas bajo estas condiciones queda sujeta a la autorización del Gobierno del Estado miembro donde se origine la exportación.

Asimismo, se autoriza esta operación si la entrega de material militar se realiza en el marco de los objetivos de la resolución 1536 de la ONU para la estabilización del país.

El pasado 28 de junio el administrador estadounidense de Irak, Paul Bremer, transfirió la soberanía a un Gobierno interino iraquí que debe organizar elecciones para finales del año 2005, en virtud de la Resolución 1546 aprobada 20 días antes.

Washington levantó su embargo de armas a Irak el pasado miércoles y decidió aplicar a Bagdad las mismas normas que a cualquier país aliado en este aspecto.