El gobernador interino de ciudad iraquí de Basora, Hazem Taufik Ainachi, fue asesinado ayer por un grupo de pistoleros, según informó Al Yazira. La emisora, que cita al hijo de la víctima, indicó que varios desconocidos armados con pistolas de pequeño calibre abordaron al gobernador a escasos metros de su domicilio, cuando se dirigía a su trabajo.

Aunque la autoría de la acción no ha sido asumida, expertos de la Policía iraquí y del Ejército estadounidense piensan que en el caso de los políticos y de los funcionarios del Gobierno iraquí, se trata más de acciones de la resistencia que de individuos o bandas aislados que actúan movidos por algún ánimo de lucro.

Ainachi, un hombre ilustrado de formación extranjera, había accedido al cargo hacía poco más de tres semanas, después de que su predecesor, el juez Wael Abdel Latif, fuera promocionado para un puesto en el nuevo Gobierno interino iraquí.

Por otra parte, cuatro civiles iraquíes murieron ayer en las cercanías de Baquba cuando un artefacto explotó al paso del vehículo en que viajaban, informaron fuentes militares estadounidenses.

Los civiles, que al parecer son médicos que se desplazaban en un mismo vehículo para prestar asistencia en las cercanías, murieron al estallar una bomba que en realidad iba dirigida contra una patrulla de policía, aseguraron fuentes locales.

También ayer, un soldado estadounidense murió en combate durante una operación contra insurgentes en la conflictiva provincia de Al Anbar, al oeste de Bagdad, informó el mando militar de Estados Unidos en Bagdad.