El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, sorteó ayer otro obstáculo en el tortuoso camino de su Gobierno, al decidir la Liga Norte que seguirá en el Ejecutivo, pese a la dimisión como ministro de su líder, Umberto Bossi.

No obstante, la permanencia de la formación ex secesionista en el Gabinete de centroderecha queda vinculada a su enésimo ultimátum, relacionado con la aprobación definitiva de la reforma federal, y a su denuncia de que se sienten traicionados por sus propios socios.

Toda esta serie de matices y discordias redundan en la idea de que la crisis abierta en la coalición que lidera Berlusconi tras sus últimos reveses electorales no quedó solucionada con el reciente relevo del titular de Economía Giulio Tremonti por su principal colaborador, Domenico Siniscalco.

Nuevo margen de maniobra

En cualquier caso, la Liga, que ha estado siempre muy cerca del primer ministro durante las arduas negociaciones internas, le dio ayer un nuevo margen de maniobra, al confirmar que, pese a todos los problemas que existen, no abandona el Ejecutivo.

"La Liga Norte no hará caer el Gobierno, aunque nos esperan días difíciles", señala esta formación en el comunicado final de la reunión de su consejo federal celebrada en Milán, en la que hubo más que criticas contra sus socios democristianos de la UDC.

Previamente a este encuentro, se hizo pública la renuncia de Bossi a su cartera ministerial y a su acta de diputado en la Cámara italiana para convertirse en miembro del Parlamento Europeo para el que fue elegido en los comicios del 13 de junio.

Umberto Bossi, que desde el 11 de marzo se encuentra alejado de la vida política por una grave dolencia cardiaca, dirigió todos estos movimientos desde su habitación del hospital de la ciudad suiza de Lugano, donde prosigue su recuperación.

El mismo Berlusconi viajó el sábado a esa ciudad suiza para tratar de convencerle de que no cesara como ministro de que si lo hacía nombrara un sustituto, que, según diversas fuentes, podría ser su correligionario y vicepresidente del Senado Roberto Calderoli.